May 28, 2017

Stephens Interview with Victor and Victoria Trimondi on the Shadow of the Dalai Lama (Spanish)

George and Laura Bush and the DLEntrevista con Victor y Victoria Trimondi

por James C. Stephens

11 de Septiembre de 2003

 

Stephens: Este 11 de Septiembre, en el segundo aniversario del ataque terrorista contra Estados Unidos, el principal orador en la Catedral Nacional en Washington D.C. no fue el evangelista estadounidense Billy Graham sino Tenzin Gyatso, mejor conocido como el 14° Dalai Lama, el exiliado rey-dios del Tíbet. Acompañado por cinco lamas tibetanos de su Monasterio de Nueva York, él oficialmente comenzó con un canto ritual budista seguido de una charla ante un auditorio de 7.000 personas acerca del “Cultivo de la Paz como un Antídoto contra la Violencia“. Nuestra entrevista hoy desde Alemania es con Victor y Victoria Trimondi, que previamente trabajaron para promover el mensaje del Dalai Lama en Europa. Ellos son coautores de un crítico éxito europeo de librería titulado “La Sombra del Dalai Lama: Sexualidad, Magia y Política en el Budismo Tibetano” (The Shadow of the Dalai Lama: Sexuality, Magic and Politics in Tibetan Buddhism). ¿Cómo ustedes llegaron primeramente a conocer al Dalai Lama?

Trimondi: La primera vez nos reunimos con el 14° Dalai Lama en los años ’80, y nos hicimos amigos y publicamos sus escritos en nuestra empresa editora, Trikont-Dianus-Verlag. Organizando conferencias internacionales con él y otros famosos voceros sobre temas inter-religiosos e inter-culturales, y específicamente asegurando invitaciones para él a nivel gubernamental en Alemania y Austria, comenzamos a explorar seriamente el budismo tibetano. Sin embargo, después de muchos años de estudio y reflexión extensos, cuestionamos seriamente algunos principios fundamentales del budismo tántrico que el Dalai Lama profesaba, y finalmente nos convertimos en uno de sus críticos más agudos.

Stephens: Hoy el Dalai Lama fue cariñosamente recibido por el clero cristiano de la Catedral Nacional que lo invitó como el orador principal y le permitió realizar sus rituales religiosos con varios lamas budistas tibetanos en el segundo aniversario del 11 de Septiembre. ¿Cómo deberíamos nosotros como estadounidenses ver su visita?

Trimondi: Hablando francamente, el Dalai Lama tiene dos caras. Él hace su contacto oficial con el Occidente bajo la máxima del budismo Mahayana, y luego hábilmente asimila los valores más altos y los ideales de la cultura occidental (cristiana, judía y humanista). En su actual viaje a Estados Unidos él se ha reunido con musulmanes como Mohammed Ali, con jesuítas en la Universidad de San Francisco, con líderes políticos de tendencias republicanas y demócratas, y luego se reunirá con toda tranquilidad con especialistas en ética y científicos en el MIT y en Harvard.

Por medio de la tolerancia diplomática él se gana a los agnósticos así como los corazones de judíos y cristianos ingenuos, a quienes él predica con la lengua de “un hombre de paz”, y como un activista de derechos humanos él relata pasajes de “compasión, amor, y no-violencia” del “Sermón del Monte”. Casi todos los discursos que el Dalai Lama entrega en público son extremadamente tolerantes, humanos y compasivos. Usted sólo puede estar de acuerdo. Y aún así, hay otra cara que se asoma por detrás de la máscara de bondad, caridad y gentileza, que da una pausa para pensar más profundamente en la sombra de este “hombre de paz”.

Stephens: Entiendo lo que usted quiere decir. Recuerdo haber asistido a la conferencia de prensa de él en 1993 en el Parlamento de las Religiones Mundiales en Chicago y estar algo sorprendido por su respuesta cuando un periodista le preguntó: “¿Ha estudiado usted la vida y las enseñanzas de Jesús?”. Él comentó acerca de la traducción tibetana de la Biblia en los años ’30 y luego dijo: “Aprendí algo leyendo esos libros, pero aprendí de una manera más profunda de mi amigo personal, Thomas Merton“. Aunque esto revelara que él tenía una relación con un católico, esto también me mostró entonces otro lado: que él no tenía mucho sentimiento por Jesús o por la Biblia. A la luz de su primer libro, La Sombra del Dalai Lama, ¿podría usted explicar sus preocupaciones acerca del “lado sombreado” de él y por sus incursiones en Occidente, a partir de vuestras experiencias en Alemania?.

Trimondi: El 14° Dalai Lama, el rey-dios del Tíbet, es el representante más alto del budismo tántrico, establecido en el Tíbet en el siglo VIII d.C. El tantrismo, la última etapa en la historia del budismo (desde el siglo V d.C. en India), está basado en rituales y fórmulas mágicas. No diferentemente de otras religiones, esto también tiene “esqueletos en su armario” que oculta cuidadosamente cuando está de invitado en el mundo occidental. El tantrismo tibetano es una creencia en espíritus y demonios, prácticas sexuales secretas, ocultismo, control de la mente, y una obsesión con el poder. Contrariamente a las costumbres democráticas, el actual Dalai Lama consulta con el oráculo Nechung, un monje que es poseído por un dios mongol de la guerra, en todas las decisiones estatales importantes.

Lo que principalmente nos preocupa acerca de la ceremonia inter-religiosa en la Catedral Nacional en Washington D.C. es el nivel de ingenuidad que hay en Occidente. Durante los pasados 25 años el Dalai Lama ha realizado silenciosamente el Tantra Kalachakra (“La Rueda del Tiempo“), la más alta de todas las antiguas iniciaciones tántricas para decenas de miles de principiantes espirituales en Occidente, introduciendo la ideología tántrica, prácticas sexuales secretas y rituales mágicos, integrados en el contexto de su cosmovisión religiosa y política. Voces críticas se han levantado, mientras él sigue transmitiendo en secreto la visión profética del Kalachakra del establecimiento de la Budocracia universal (Shambala), en la cual el poder espiritual y el poder mundano están unidos en una sola persona, el “emperador mundial” (Chakravartin), en donde las otras religiones ya no existirán.

Stephens: Samuel Huntington, director del Instituto de Estudios Estratégicos en Harvard advirtió en 1993 en su ensayo sobre El Choque de Civilizaciones que “Lo que finalmente cuenta para la gente no es la ideología política o el interés económico. La fe y la familia, la sangre y la creencia son aquello con lo que la gente se identifica y contra lo que ellos lucharán y morirán“. A la luz de esto, ¿cuál es su preocupación acerca de la ideología que el Dalai Lama está promoviendo en el Tantra Kalachakra?

Trimondi: En el Tantra Kalachakra está profetizado el establecimiento de un Imperio Budocrático. Un choque de civilizaciones surgirá cuando las fuerzas militares del budismo emprendan la guerra contra los ejércitos de las religiones no-budistas. Las criminales super-armas poseídas por el Ejército Budista de Shambala están descritas extensamente y con un detallismo entusiasta en el texto del Tantra Kalachakra (Shri Kalachakra I. 128-142), y serán empleadas contra los “enemigos del Dharma” (las enseñanzas de Buda).

Durante los cinco años pasados en los países de habla alemana estos aspectos sombríos del lamaísmo han conducido a una corriente enorme, constante y creciente de crítica en los medios de comunicación. Durante la iniciación en el Kalachakra impartida por el Dalai Lama el año pasado en Austria hubo debates muy polémicos por la televisión y emisoras de radio y medios escritos. El periódico internacionalmente conocido Der Standardpublicó un artículo titulado “Un Ritual Guerrero con el Dalai Lama: El Kalachakra“. El semanario alemán de los intelectuales cristianos “Der Rheinische Merkur” tituló un artículo como “¿Qué se esconde detrás del Tantra Kalachakra? ¡Guerreros sumamente feroces!”.

Stephens: ¿Quiénes son esos enemigos no-budistas de los que se habla en las enseñanzas del Kalachakra?. He visto artículos en las revistas budistasShambhala Sun y Tricycle sobre lamas vistiendo uniformes militares. Yo pensaba que el budismo era una fe pacífica…

Trimondi: El texto secreto del Kalachakra explícitamente denomina a los “líderes” del judaísmo, cristianismo e Islam como opositores del budismo: “Adán, Enoc, Abraham, Moisés, Jesús, Mani, Mahoma y el Mahdi”, describiéndolos como “la familia de las serpientes demoniacas” (Shri Kalachakra I. 154). La batalla final tipo Armagedón (guerra de Shambala) finaliza con la victoria total de los budistas. El intérprete oficial delKalachakra, Alexander Berzin, compara abiertamente los principios de la “Yihad” islámica con los de la guerra de Shambala. Como en la ideología islámica de los mártires, los guerreros de Shambala que serán muertos en la última batalla habrán ganado un pasaje al paraíso (budista).

Los escenarios militares en algunos centros budistas tales como los campos de entrenamiento Shambala del fallecido lama Chögyum Trungpa, tienen hasta ahora sólo un sentido simbólico, e incluso ellos son interpretados como una preparación espiritual para la gran Guerra Shambala profetizada. En la imaginación de algunos lamas todos los participantes en una iniciación Kalachakra tienen el dudoso privilegio de ser renacidos como “Guerreros de Shambala” a fin de ser capaces de participar en la batalla apocalíptica próxima como infantería u oficiales, dependiendo del rango. Los altos lamas de linajes particulares ya han sido asignados a posiciones de mando en el futuro.

Stephens: Últimamente, el escándalo de abusos sexuales entre los católicos y otro clero cristiano ha golpeado las noticias. Recuerdo que hace varios años hablamos con miembros de Dharmadhatu en el Oeste de Hollywood que mencionaban abiertamente que su fundador Osel Tenzin había infectado a sabiendas a muchos de sus miembros con el virus del SIDA y que nueve lamas habían muerto en Boulder, Colorado. Nos vimos humillados por su vulnerabilidad sobre el asunto. Ellos obviamente se sintieron tremendamente pisoteados. Otra mujer cristiana que encontramos en Seattle, que antes había sido una pareja sexual de un lama tibetano local, estaba tan severamente herida por su experiencia que ella ni siquiera hablaría de ello en detalle. El 5 de Octubre en el Museo de Arte del condado de Los Angeles una exposición titulada “El Círculo de la Felicidad – Artes Meditativas Budistas” abre la exhibición de arte tántrico más grande en el hemisferio occidental. ¿De qué debería estar consciente el público en cuanto a los peligros de las prácticas sexuales del budismo tántrico?

Trimondi: Las prácticas sexuales del tantrismo budista no deben ser confundidas con el abuso sexual normal realizado por algunos lamas. Esto último también ha sido un gran problema en las comunidades budistas, que fueron remecidas por escándalos causados por líderes tan prominentes como Chogyam Trungpa Rinpoche, el fundador de la Universidad Naropa de Colorado, que fue acusado de tener sexo con sus alumnas. En 1993, 21 profesores budistas occidentales se reunieron con el Dalai Lama en India y publicaron una carta abierta que lamentaba “la mala conducta sexual de varios profesores con sus estudiantes, el abuso de alcohol y drogas, la malversación de fondos y el abuso del poder“. El grupo instaba a los creyentes a encarar a los profesores y a hacer pública su mala conducta.

Aquí en Europa, uno de los casos más conocidos y comentados involucró a la budista escocesa June Campbell y la tentativa de su profesor, el muy honorable lama de ochenta años Kalu Rinpoche, de abusarla sexualmente. El titular del 10 de Febrero de 1999 del periódico británico The Independentdecía: “Yo Fui una Esclava del Sexo Tántrico“.

Pero June Campbell muestra también en su libro confesional “Traveller in Space” que el abuso sexual hacia las mujeres no es sólo una actitud censurable sino que es una parte central de la religión lamaísta tántrica. La práctica de magia sexual ejercida por un lama con una mujer tiene el objetivo específico de transmitir la energía erótica y femenina al poder espiritual y terrenal del compañero masculino. Tales rituales sexuales son el núcleo del budismo tibetano. También en las iniciaciones superiores secretas del Tantra Kalachakra tienen lugar ritos sexuales mágicos. Los textos rituales pueden ser interpretados simbólicamente o como verdaderos. Ambas posibilidades existen. Los originales dicen que muchachas de once años pueden ser usadas como compañeras sexuales.

Stephens: ¡Escandaloso! Sobre todo en nuestra sociedad donde tanto abuso sexual en contra de niños está siendo expuesto en círculos religiosos. Que el dinero público esté siendo asignado para promover esto en nombre de la cultura es sumamente preocupante, especialmente cuando tantos niños van de excursión a estas exposiciones. Otra preocupación en Estados Unidos ha sido el aumento del movimiento neo-nazi. Entiendo que usted desde entonces ha co-escrito otro éxito de librería acerca de la influencia de la religión asiática en la ideología fundacional de Adolf Hitler. Evidentemente esto ha desatado un verdadero debate en Europa. ¿Cuál es la causa de la controversia?

Trimondi: En nuestro ensayo histórico “Hitler, Buda, Krishna. Una Alianza Impía desde el Tercer Reich hasta Hoy” mostramos que las ideas bélicas y racistas de Heinrich Himmler, de la SS y de otros conocidos neo-fascistas han sido fundamentalmente inspiradas por elementos de diferentes religiones asiáticas, como el vedismo, el budismo y el lamaísmo, y que los destacados maestros alemanes de zen Dürckheim y Herrigel han sido nacionalsocialistas convencidos.

Es realmente impactante en el “SS-Ahnenerbe“, que era el grupo académico de expertos de la SS, que su jefe Heinrich Himmler estuviera abiertamente involucrado en discusiones con los más distinguidos orientalistas alemanes de su tiempo en la construcción de una nueva religión nacionalsocialista Indo-Aria. Después de la Segunda Guerra Mundial esta discusión fue continuada por prominentes ideólogos neo-fascistas. Nuestros dos libros han estimulado una gran discusión sobre las fuentes ideológicas del fundamentalismo religioso y sobre el choque de civilizaciones.

Stephens: Recuerdo haber asistido al Museo Simon Wiesenthal de la Tolerancia en 1996 cuando al Dalai Lama se le concedió el “Premio de la Paz Simón Wiesenthal”, y el director comparó a aquél con “Aarón, nuestro hombre de paz“. ¿De qué debería preocuparse la comunidad judía a la luz de vuestra investigación sobre las vinculaciones del Dalai Lama con el nacionalsocialismo?

Trimondi: Es un hecho que la ideología de la Guerra de Shambala delKalachakra-Tantra ha conducido a un comportamiento agresivo, visiones megalomaníacas y teorías de conspiración tanto en la historia de Asia como en la del fascismo religioso y del neo-fascismo. Ya en el SS-Ahnenerbe, donde la religión nacionalsocialista de Heinrich Himmler nació, había un interés por los contenido del Kalachakra-Tantra. El influyente fascista y filósofo de la cultura Julius Évola vio en el mundo mítico de Shambala un centro esotérico de una raza guerrera sagrada. Esta visión todavía está firmemente anclada hoy en las ideas religiosas del movimiento internacional de la extrema derecha. Aquello sólo hace necesario para el Dalai Lama distanciarse claramente del belicista Mito de Shambala.

En vez de eso él ha cultivado contactos amistosos con gente como los ex-SS Bruno Beger (condenado por ayudar a asesinar a más de 86 judíos) y Heinrich Harrer, autor de “Siete Años en el Tíbet” (una crónica de su experiencia con el Dalai Lama durante siete años antes de su exilio en la India). La página de inicio del sitio web del Gobierno del Tíbet en el Exilio(www.tibet.com) mostraba al 14° Dalai Lama entre Bruno Beger a su derecha y Heinrich Harrer a su izquierda. Beger fue un miembro de la famosa Expedición SS al Tíbet organizada en 1938/1939 cuyo objetivo primario era encontrar rastros de una antigua religión perdida Indo-Aria en el Himalaya. Algunos líderes ocultistas de la SS estaban convencidos de que los lamas tibetanos son los poseedores de las claves de estos Misterios Indo-Arios. Beger es muy respetado por el Gobierno del Tíbet en el Exilio como un testigo principal de la independencia política del país en los años ’30 y ’40 del siglo pasado.

Casi desconocidos hasta ahora son los contactos del Dalai Lama con el colaborador francés de la SS, anti-judío convencido, reconocido orientalista y experto en el Tantra Kalachakra Jean Marquès-Rivière (condenado en ausencia a la pena de muerte por entregar judíos a la Gestapo en Francia). El fundador de un movimiento Hitlerista esotérico el ex-diplomático chileno Miguel Serrano (promotor de un misticismo SS extremadamente racista, que está basado en prácticas tántricas y en la idea de los guerreros de Shambala) se reunió con el Dalai Lama varias veces.

Conocida se hizo su relación (del Dalai Lama) con el terrorista japonés Shoko Asahara, a quien él describió, incluso después de los ataques con gas sarín en Tokio, como su “amigo, aunque uno imperfecto“. Sólo más tarde él se distanció realmente de dicho gurú. La filosofía del Día del Juicio Final planteada por Asahara estaba principalmente bajo la influencia de la ideología de Shambala y del tantrismo tibetano.

Stephens: Parece que esta discusión ideológica está surgiendo a nivel global. Para nosotros en California es completamente relevante, a raíz de haberse traído a la memoria aquí y del posterior ataque político reciente contra las conexiones del candidato a gobernador “Terminator” Schwarzenegger con el nacionalsocialista austriaco Kurt Waldheim. Pero después de indagar más profundamente entendemos que él es realmente uno de los más grandes donantes para la educación de la Conciencia del “Holocausto” y del Museo Simon Wiesenthal de la Tolerancia. Yo estaba preocupado, sin embargo, por la aceptación, sin ninguna crítica, del Dalai Lama en aquella ceremonia, entendiendo algunas de las vinculaciones que él tiene con prominentes neo-nacionalsocialistas.

Trimondi: Sí, es asombroso por qué la comunidad judía es tan falta de sentido crítico en relación al Dalai Lama. El 4 de Septiembre de 2003 el periódico suizo Neue Zürcher Zeitung reportó que el líder religioso tibetano dijo en un viaje en Jerusalén que

Hitler también tendría el potencial de un hombre bueno en él. Hitler no nació como un hombre malo; su odio a la gente judía lo hizo malévolo y ese odio debe ser combatido. Pero eso no significa que no hubiera alguna bondad inactiva en Hitler. Un hombre malo puede ser mañana un hombre bueno, dijo el Dalai Lama. Para esto tenemos que luchar.

Además si tal declaración puede ser interpretada como una expresión de la compasión budista, parece de mal gusto recordar el asesinato de judíos por los nacionalsocialistas y la muerte de millones de víctimas de guerra por cuenta de Hitler. Habría una protesta mundial si, por ejemplo, el Papa o un estadista occidental hicieran un comentario tan comprensivo sobre Hitler, sobre todo si tal comentario es hecho en Israel, donde viven muchos sobrevivientes del “Holocausto” y sus hijos.

Stephens: Y luego está la conexión de Hollywood… Exactamente, ¿qué es tan atractivo para el Dalai Lama acerca de Hollywood?.

Trimondi: Las películas de Hollywood son los más poderosos agentes de la fantasía alguna vez conocidos por la especie humana, de tal manera que la extensa y bien conocida vinculación del Dalai Lama con el mundo del cine y con actores y actrices famosos es ciertamente un eficaz instrumento de propaganda. Desde los años ’90, el Tíbet, el rey-dios tibetano y el budismo tibetano han sido glorificados por los más prominentes directores de cine, descuidando incluso un mínimo de crítica hacia el pasado sangriento y feudal del Tíbet, controlado por una despótica aristocracia monacal con poder absoluto.

Pequeño Buda” de Bernardo Bertolucci, o “Kundun” de Martin Scorsese, son construcciones de un Tíbet virtual, que nunca existió. Incluso se rompió la antigua tradición anti-nazi de la industria cinematográfica estadounidense, cuando Jean Jacques Annaud filmó “Siete Años en el Tíbet“. Esta película con Brad Pitt es una mistificación y una adoración del héroe en la persona del antiguo SS Heinrich Harrer, que en los años ’40 llegó a ser el profesor del joven Dalai Lama. En su libro Tíbet Virtual (2000) Orville Schell detalla la historia “increíble” de una de las ilusiones más eficaces en el mundo del cine: las fantasías del Tíbet de Hollywood.

Stephens: Recuerdo que en la presentación del Premio de la Paz del Museo Wiesenthal descubrí que la Fundación de Richard Gere ha financiado la elaboración de más de 300 mandalas de arena en todas partes del EE.UU. continental. ¿Qué es exactamente un mandala de arena?. ¿Tienen estos espectáculos itinerantes de los mandalas de los monjes algún otro objetivo que una demostración de arte?. ¿Por qué deberíamos estar interesados?

Trimondi: Un mandala es un pictograma sagrado; uno también puede llamarlo un “círculo mágico”. Es un instrumento para evocar a los dioses, las diosas y los demonios del panteón tántrico. Para un enfoque occidental moderno, en el cual la religión y las artes no están todavía unificadas, elmandala es una obra de arte. Sin embargo, en la tradición lamaísta, donde no hay ninguna diferencia entre lo estético y lo sagrado, y donde el arte es siempre arte sagrado, el mandala es un vórtice de poder espiritual, un punto de reunión de dioses y demonios, un palacio de lo divino, una batería espiritual desde donde irradian poderosas energías. También está relacionado con la idea lamaísta de que el lugar donde el mandala es construído queda bajo el control absoluto de sus “habitantes” divinos o, mejor diríamos, demoníacos.

El intrincado mandala construído durante la Ceremonia Kalachakra es hecho con arena de colores y simboliza el universo entero. Al final de la interpretación ritualista la construcción de arena será destruída por los monjes tibetanos. El llamado “desmantelamiento” del mandala de arena simboliza la destrucción del mundo y del universo. Esto es parte de los escenarios apocalípticos de Día del Juicio Final en las profecías Kalachakraque culminan en una batalla final y el término de nuestro planeta. Sin embargo, la construcción y la destrucción del mandala son presentadas por el Dalai Lama como una contribución a la paz mundial.

Aunque uno deseara creer en su energía productora de paz, de una manera realista uno tiene que aceptar que la construcción de este círculo mágico después de más de 25 años en el Occidente no ha traído más apaciguamiento a la gente que lo que lo hizo en el Tíbet que ha sufrido mucho. Las energías agresivas y terroristas se han hecho cada vez más fuertes en nuestro mundo y el choque de religiones se ha convertido en un problema diario en la política. ¿No es evidente que la construcción de 300mandalas de arena a través de todo Estados Unidos de los que usted habla no ha contribuído a la paz en este país?. La Historia, por el contrario, se ha desarrollado en la dirección contraria y está en el camino de la destrucción y la guerra.

En nuestros estudios fue alarmante encontrar que después del primer bombazo en el Centro Mundial de Comercio en 1993 un mandala de arena con una Rueda del Tiempo (Kalachakra) fue construído en el hall de entrada de la Torre Uno. Durante más de treinta días muchos de los trabajadores y visitantes del Centro Mundial de Comercio fueron invitados por los monjes tibetanos a participar en la construcción de este mandala. Cuando el Dalai Lama visite Nueva York en los próximos días, preguntaríamos: ¿Por qué el terrible acontecimiento del 11-S pudo suceder en el Centro Mundial de Comercio que fue consagrado por el así llamado “Círculo de Paz”, el mandalade arena del Kalachakra, los mismos mandalas que fueron incapaces de impedir la destrucción de 7.500 monasterios del Tíbet?. En este contexto una frase del experto en Tantra y académico hindú Shashi Bhusan Dasgupta puede ser digna de mención: “La palabra Kala significa el tiempo, la muerte y la destrucción. El Kala-chakra es la Rueda de la Destrucción”.

No hace mucho encontramos en Internet una declaración de un participante de la ceremonia del Kalachakra en el World Trade Center que parece realmente reveladora, sobre todo porque está hecha por un iniciado del Tantra: “El tema cambió al mandala del Kalachakra que fue hecho en elCentro Mundial de Comercio. Yo estaba en la ceremonia de disolución allí, puede ser alrededor del año ’96. Los monjes recogieron toda la arena delmandala en la Torre 1 del World Trade Center y la pusieron en un jarrón. Luego la llevaron cruzando el puente hacia el World Financial Center a través del Jardín de Invierno, y luego derramaron la arena ceremoniosamente en el río Hudson para pedir la paz mundial. La superficie del río brillaba con el Sol de tarde, y lloré. Cinco años más tarde, el edificio completo ha desaparecido, tal como el mandala de arena“.

Contrariamente a esto, Robert Thurman, el “padrino académico de la causa tibetana” (según la revista Time) vio en un sueño (Septiembre de 1979) al Dalai Lama como un rey absoluto y al dios Kalachakra reinando sobre la ciudad de Nueva York. (…) Thurman interpretó este sueño como una profecía.

Stephens: A partir de su experiencia en el debate acerca del Kalachakra en Europa y su observación de la representación romántica del Tíbet que hacen los medios de comunicación, ¿cuáles son los peligros potenciales para las otras religiones, incluyendo al budismo y la democracia, de este crecimiento del mito de Shambala?

Trimondi: El budismo tibetano, como la Nueva Era de los años ochenta, parece ser la “religión de moda” del nuevo milenio. Pero es mucho más que la apariencia carismática del Dalai Lama y sus discursos sobre compasión, paz y felicidad. El peligro yace en que el ritual del Tantra Kalachakraconstruye sutilmente un fundamento ideológico para una futura “guerra de religiones”. Si los contenidos problemáticos de esta arcaica creencia no son discutidos abiertamente, ellos pueden presentar un peligroso desafío ideológico para la herencia positiva de la civilización occidental y las instituciones democráticas. Tampoco hay duda de que la ideología deKalachakra que propone el establecimiento de un gobierno budocrático, un Emperador universal (Chakravartin), la violencia, la licencia para matar y el emprendimiento de una guerra santa budista, están en oposición directa a las enseñanzas pacíficas originales del Buda Sakyamuni. Acerca de esta discrepancia entre los contenidos agresivos del Tantra Kalachakra y eldharma pacífico original, enseñado por el Buda histórico, hemos formulado Ocho Preguntas al Dalai Lama.

Stephens: Conversaciones serias acerca del retorno del Dalai Lama a China antes de las Olimpíadas [de 2008 en Pekín] están comenzando a filtrarse en los medios de comunicación. ¿Cómo afectará esto el futuro de Occidente?

Trimondi: Estamos realmente preocupados, si usted nos pregunta, en cuanto a lo que puede pasar potencialmente si esta “ideología de la yihadbudista” del Tantra Kalachakra se convertirá en una nueva visión de la auto-comprensión política china. La filosofía mucho más pacífica y más suave del Taoismo y del Confucionismo ¿será sustituída por la doctrina guerrera de Shambala, que fue propagada una vez en años ’30 por los shinto japoneses para movilizar a las minorías mongolianas de Manchuria y de China del Oeste?. Si la actual situación en Europa es algún indicador, debemos decir que estamos alarmados cuando presenciamos el interés creciente en Alemania de intelectuales fascistas, neo-fascistas y nacionalsocialistas y en Asia de un terrorista como el gurú japonés Shoko Asahara, en los conceptos ideológicos de la Guerra de Shambala del Tantra Kalachakra. Esto debería ser una “escritura en la pared” [alusión bíblica], como una importante llamada de atención para Occidente.−

About jstephens

James C. Stephens was a graduate of a Buddhist Study Academy and a Buddhist leader for fourteen years (1970-1984). In 1978, he married Elizabeth, a Jewish Buddhist at a Buddhist temple. Following an accident in Japan in 1981 while on a Buddhist pilgrimage followed by an intense three year spiritual search through various other faiths and practices, James and Elizabeth made the decision to become disciples of Jesus Christ. James graduated in 1999 with a MA in Intercultural Studies from Fuller School of Intercultural Studies and in 2010, launched http://www.worldviews101.com/ which offers a twelve week course "A Christian Perspective on the Dalai Lama and Tibetan Buddhism."

He and his wife enjoy Landscape architecture, gardening, making kombucha and kefir, film, screenwriting, literature, and music.

Speak Your Mind

*